Cálculos renales – Tratamiento

La litiasis renal también conocida como “cálculos” o “piedras” en las vías urinarias es una enfermedad de origen mutifactorial, se ha vínculado al sobrepeso, alteraciones en la dieta, malformaciones congénitas, edad, hábitos en el consumo de agua, herencia, etc; se presenta con mayor frecuencia en el sexo masculino, puede originar infecciones de vías urinarias, sangrado en la orina, dolor en la zona lumbar, cólico que amerite acudir a urgencias por su intensidad e incluso ser el causal de aparición de cierta variedad de tumores malignos que afectan al sistema urinario.

Por la localización en el aparato urinario se pueden denominar cálculos renales, cálculos ureterales, cálculos en vejiga y cálculos en la uretra, el diagnóstico se realiza mediante la entrevista clínica donde se lleva a cabo el diagnóstico presuncional de litiasis, una vez realizada esta se solicitan estudios de radiología confirmatorios del diagnóstico que a su vez servirán para planeación del mejor tratamiento disponible y así resolver la enfermedad evitando secuelas en la función de los riñones, y gracias a la innovación tecnológica, la invasión mínima al cuerpo permite reintegrar prontamente al paciente a su vida normal.

Tratamiento

La cirugía para la resolución de la litiasis ha evolucionado favorablemente, los tiempos de recuperación se han acortado, incluso un gran porcentaje de cirugías son “ambulatorias” es decir los pacientes se egresan del hospital el mismo día de la cirugía y se reintegran a sus actividades diarias rápidamente, las excepciones a lo anterior es en las siguientes circunstancias: cálculos de gran tamaño, cálculos que se acompañan de infección complicada de vías urinarias, cálculos que se acompañan de insuficiencia renal.

Existen tres vías de abordaje para tratar los cálculos:

  1. Cirugía endoscópica: Es aquella que se realiza a través de los orificios naturales del cuerpo, en el caso de los cálculos es a través de la uretra (desembocadura final de la vía urinaria), para este medio ocupamos equipos endoscópicos con capacidad de alcance hasta el riñón y la resolución es a través de un equipo láser de holmio.
  2. Cirugía percutánea: Se realiza mediante un orificio en la espalda de aproximadamente 7 mm de diámetro, a través de ese orificio creamos una comunicación directa al riñón controlado mediante fluoroscopía, y a través de ese orificio pulverizamos el cálculo mediante energía láser o neumática.
  3. Cirugía laparoscópica: Se reserva para pacientes que no son candidatos a ninguna de las dos modalidades anteriores, incluso con esta técnica realizamos abordajes mixtos es decir combinamos equipos laparoscópicos con equipos endoscópicos, sus indicaciones son muy específicas y su uso se decide mediante la valoración de los estudios de imagen.
  • Cirugía para cálculos renales:
    • Nefrolitotricia percutánea
    • Ureterorrenoscopía con litotripsia láser
    • Litotripsia extracorpórea por ondas de choque
    • Laparoscopía
  • Cirugia para cálculos en el uréter (ureterales):
    • Ureterolitotricia láser
    • Ureterolitotomía laparoscópica
  • Cirugía para cálculos en la vejiga:
    • Cistolitotricia láser
    • Cistolitotricia neumática
    • Cistolitotricia percutánea
  • Cirugía para cálculos en uretra:
    • Uretrolitotricia láser

Un diagnóstico acertado, con un tratamiento bien planeado y adecuado para cada problema disminuye el riesgo de secuelas y del dolor postoperatorio, esto es la base para recuperar la salud y el objetivo principal de nuestra atención especializada.

 

Leave a reply